Rotonda

rotonda_0

Era cuestión de tiempo…., que llegase una rotonda. En realidad las rotondas no proliferaron hasta mediados de los 90. De hecho, en su concepción actual, una plaza giratoria con preferencia de paso, no era tan habitual por esas fechas; en las primeras era normal encontrar conductores mayores despistados que se detenía para ceder el paso a los que se incorporaban. Es cierto que existían otros ‘artefactos’, como el giro filipino, o tailandés…, creo que se llamaban así, en los que el que va dentro cede el paso.

Recuerdo también, que la gente decía que en otros países europeos abundaban este tipo de intersecciones. Este hecho se confirmó en un viaje a Francia, en 1992; en la aproximación a pueblos y villas aparecía una ristra de rotondas, profusamente vegetadas…, muy al estilo francés actual, aparentemente informal,…pero solamente en apariencia. Por supuesto el efecto sobre la velocidad era innegable (esta sigue siendo la crítica recurrente del conductor-automovilista).

rotonda_1

Estaba ante el futuro inmediato. En una década se han transformado miles de intersecciones. ¡Abajo el semáforo y viva la rotonda!…, autorregulemos el tráfico. Pero además, ¡engalanemos la ciudad!, después de todo las rotondas mantienen el carácter atávico, casi ancestral de los cruces. Tampoco hace falta ahondar mucho, los puntos de cruce de recorridos visuales son puntos de atención, Lynch ya lo sabía y no hace falta un Space-Syntax, recordemos lo que Sixto V hizo en su Roma romera de finales del XVI.

Así que aumentado la atención, reduciendo la velocidad, por qué no llenar las rotondas de significado. Si es la primera en el acceso a la población podemos poner el nombre, si el pueblo se dedica a la pesca un barco, si se dedica a la aceituna unos olivos,…., una noria si hay huerta…, un peregrino si pasa el Camino de Santiago…., la rotonda-monumento al turista…, una FUENTE, circular, con iluminación nocturna…, un ARCO DE TRIUNFO…

Sin embargo, también hay otra modalidad de rotonda, la rotonda-no-trabajada, o rotonda-descuidada, rotonda-a-monte…, pero a la gente no le suele gustar. Un pueblo bonito tiene rotondas bonitas y los oriundos así lo suelen expresar.

Enfrentarse a una rotonda es como enfrentarse a un lienzo en blanco,…, que responsabilidad!

rotonda_3

Pondremos vacas…

Y así quedó…